KARLOS MARTÍNEZ B

Black HOLE(s) busca trazar coordenadas entre arquitectura, naturaleza, cuerpo, mente y arte; un mapeo que explora nociones de espacios, vacíos y agujeros en sus estados individuales y colectivos. Mi interés en este proyecto viene del concepto del agujero, un espacio desconocido de gran potencial gráfico y espiritual, así su importancia activa en el cosmos.

En Black HOLE(s) el espacio vacío no será algo que resulta de la obra, que sucede, sino, al contrario, parte de la obra misma, de su sentido, de lo que la obra es. Como en esos juegos de percepción en que si uno hace un esfuerzo consigue ver dos imágenes completamente diferentes, buscando provocar que el espectador cambie la mirada, el punto de vista, y vea el espacio vacío tanto como ve la pieza.

«Pienso en el flujo, en lo subterráneo, el túnel, en lo interno, la distancia y a su vez en relacionarlo todo a modo de metáfora con la oscuridad galáctica. Porque, aunque el agujero es una entidad difícil de comprender, es omnipresente en nuestro entorno, siendo los intersticios a través de los cuales se ponen en marcha los eventos causales, los pasaderos que unen varios cuerpos y ayudan en la creación de nuevas conexiones. Por ello, pienso en un agujero que provee y absorbe, sirviendo como un portal para una conexión anónima pero íntima entre dos o más cuerpos (…)».